Microsoft 365 puede resultar un entorno complejo. Intuyes su potencial, pero no terminas de conseguir que su uso despegue de una vez en tu organización y mejore el trabajo colaborativo. Te sientes anclado en la tecnología de los noventa.

Lo sé porque esa sensación es la que me han trasladado muchos de mis clientes:

  • Necesitamos formación sobre 365, pero no sabemos cómo ni por dónde empezar…
  • Hemos migrado a Microsoft 365 pero seguimos trabajando como siempre.
  • No tenemos claro si migrar archivos a OneDrive, a SharePoint o a Teams.
  • ¿Debemos crear chats privados grupales o usar los equipos de Teams?
  • ¿Qué son los Grupos de Microsoft 365?
  • Vemos las ventajas de sincronizar bibliotecas de documentos con el PC pero, ¿tiene inconvenientes?
  • OneNote y Planner, ¿no sirven básicamente para lo mismo?

La mejor noticia es que resolver todas esas dudas es sencillo porque Microsoft 365 puede usarse de manera intuitiva, natural y segura si se entienden ciertas claves.

Y a eso me dedico precisamente…

Soy Josu Lekaroz y me dedico a ayudar a organizaciones en la adopción de Microsoft 365

Mi primer contacto con la revolución tecnológica fue en el centro IMI de Donosti en los años ochenta. Los centros IMI fueron revolucionarios. Impulsados por la SPRI del Gobierno Vasco, para la introducción de la microelectrónica en la industria, su objetivo era formar sobre el funcionamiento y uso de los nuevísimos Personal Computers. Podías conocerlos y aprender a programar o a usar bases de datos, hojas de cálculo o procesadores de texto. ¡Y todo esto en los ochenta!
Empleando ordenadores IBM PC y Apple II, que en aquel entonces costaban un ojo de la cara, los cursos estaban contenidos en cintas de vídeo VHS que veías en un reproductor que había junto al PC, que tiempos…

Allí aprendí CP/M, MSDOS y Unix, WordStar, Lotus 123 y Dbase3 y empecé a programar en Cobol, Basic, Clipper o Pascal, que hoy en día son como el latín o el griego de los lenguajes de programación.

Era un niño y me saltaba las clases del colegio para ir a enredar con aquellas máquinas increíbles.

Desde entonces nunca he dejado de estar en contacto con la tecnología y ya desde los 17 años empecé a vender pequeños desarrollos y a ganar algo de dinero con ello.

Más de 25 años después y tras haber desempeñado casi todos los roles tecnológicos que se pueden desempeñar, decidí que iba a empezar a trabajar por mi cuenta y que iba a centrarme en la nube. Era 2015, estaba empezando el boom de las herramientas nube y tuve la visión de que en menos de 10 años, el trabajo digital en las empresas iba a cambiar radicalmente orientándose totalmente a la nube.

Tras haber implementado Google APPs (hoy Google Workspace) en mis últimos 2 empleos, decidí empezar ofreciendo mis servicios ayudando a organizaciones a dar el salto a la nube de Google. Me fue relativamente bien, pero en menos de 2 años, muchas empresas empezaron a acercarse a mí para que les ayudase a dar el salto a la nube de Microsoft 365.

Gran parte de mi carrera había estado orientada a productos Microsoft por lo que no me resultó difícil ponerme al día con 365 y obtener varias de sus certificaciones.

Para 2019, más del 60% de mi facturación giraba en torno a Microsoft 365 y a día de hoy es prácticamente el 100%. Aunque mantengo algún viejo cliente de mis tiempos Google, dedico todo mi tiempo a apoyar a empresas en su adopción de las herramientas de la suite ofimática en la nube de Microsoft.

Me formo y me pongo al día con los mejores expertos internacionales y sigo muy de cerca las evoluciones y las muchas novedades que van apareciendo en la plataforma. Participo activamente en distintas comunidades de usuarios y admins de Microsoft 365 y puedo ayudar a cualquier empresa pequeña o mediana en su adopción, sin importar la fase en la que se encuentre.

Intento aplicar un enfoque práctico a la resolución de problemas, utilizo un lenguaje claro y sencillo, lejos de la jerga comercial que rodea a Microsoft 365 y prefiero abordar proyectos pequeños, fáciles de completar con éxito en el corto plazo, para lograr grandes objetivos.

Organizaciones a las que he ayudado

Creo que es un buen momento para que hablemos de tu empresa:

Contacta conmigo desde este formulario o cuéntame tu necesidad en una reunión rápida por Teams, que puedes agendar desde este enlace.